Preocúpate de vivir, no de envejecer

Hoy he leído un artículo que me ha hecho reflexionar y plantearme algunas cosas. El artículo se llama Juventud perpetua y en él, resumiendo, se habla del futuro de los jóvenes en España, la falta de oportunidades, y lo tarde que es para algunos que ya han pasado los treinta y que ya empiezan a dejar de pertenecer al grupo de jóvenes del país, o dicho de otra forma, se les está pasando el arroz para hacer lo que querían hacer años atrás. A pesar de este breve resumen (un tanto subjetivo, ya que es lo que yo he interpretado) os animo a que lo leáis antes de conocer mi opinión al respecto.

Partiendo de que teniendo veintitrés años estoy lejos de saber cómo será mi vida cuando llegue a los treinta, quisiera decir que no considero que haya un límite de edad para cambiar de camino, para vivir una nueva aventura, para arriesgar. Sin embargo, leer este artículo me ha hecho despertar más si cabe de los sueños en los que suelo refugiarme, y darme cuenta de que tengo que empezar a moverme si quiero conseguir algo.

Soy consciente de que no todo el mundo tiene las mismas posibilidades, no tanto intelectuales sino económicas, porque considero que para emprender algo no necesitas ser un genio, o bueno sí, pero simplemente en aquello que vas a emprender. Una persona puede no comprender cómo funciona un circuito eléctrico, o memorizarse la tabla periódica de los elementos, pero si le dedica tiempo y esfuerzo a aquello que le gusta y se le da bien puede ser lo mejor en ello (quizá una persona que sea bueno sobre una tabla puede montar tu propia escuela de surf). Aunque lo que de verdad te posibilita o te impide avanzar muchas veces es el dinero. Yo estoy viviendo en Londres ahora porque tengo la suerte de tener a mi tía viviendo aquí; si hubiese tenido que pagarme un alojamiento y venirme sola soy la primera que admite que probablemente no habría sido capaz, o que previamente habría tenido que ahorrar bastante (con lo difícil que está eso en España). Aún así, nadie me asegura que esto esté sirviendo de algo, simplemente lo estoy intentando.

Con todo esto quiero animar a todas las personas, por debajo y por encima de los treinta años, a que hagan todo lo que puedan antes de rendirse y empezar a quejarse. En el último año (sobre todo) he sido consciente de lo bien que se me da quejarme y lo poco que hago por evitarlo. Todo lo que tengo en mi cabeza son excusas, barreras, y obstáculos que me pongo yo misma para justificarme, porque en el fondo lo que me da miedo es intentarlo y fracasar, o simplemente intentarlo, porque sé que es un duro camino. Sé que hay becas, cursos gratuitos, ayudas, asociaciones, etc. que podría solicitar en busca de una nueva oportunidad, y sin embargo, no lo hago.

Pero quiero cambiar eso, así que mi intención (qué digo intención, lo que voy a hacer) cuando acabe los exámenes que tengo en dos semanas, es buscar mi oportunidad aquí, en Londres. Porque si algo he aprendido es que la vida no se adapta a ti, eres tú quien se tiene que adaptar a ella, pero siempre de la mano de lo que te gusta, y si no puede ser en tu país tendrá que ser en otro.

festeja-sus-100-años-tirandose-en-paracaidas

Sólo espero que poco a poco en España surjan nuevos emprendedores que den paso a una nueva filosofía de empresa y derribe la vieja visión empresarial.en España, señores, el problema es el orgullo y el poder, que cada día impide que los trabajadores puedan hablar, puedan expresarse, puedan aportar ideas que hagan crecer los negocios. Porque en España el trabajo es una cuestión de suerte y de enchufe, no de esfuerzo, dedicación, creatividad, pasión, habilidad, conocimiento…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>