Sobre mí

No recuerdo mucho de mis primeros años de vida. Cuentan que nací por el año 1991 (el hecho de que fuese un año capicúa aún no me ha traído mucha suerte), y que al principio sólo comía, dormía y hacía caca (algo de lo que no estoy orgullosa). A los 5 años comencé a plantearme algunas cosas, por ejemplo, decidí odiar el rosa porque no quería elegir el mismo color que les gustaba a las otras niñas y que todo el mundo daba por hecho que tenía que gustarme. A los 6 solía pensar que los demás sólo existían cuando interactuaban conmigo, y que el resto del tiempo simplemente permanecían quietos, sin actividad. A los 8 ya era consciente de que los demás también tenían vida más allá de tiempo y el espacio de compartían conmigo, aunque mi cabeza sólo la habitase yo, lo que justificaba (y aún justifica) nuestro egocentrismo. Poco a poco se fue reforzando en mí la idea de que cada persona es diferente a cualquier otra, así que aquí estoy, intentando dejar un poquito de lo que soy, haciendo lo que más me gusta, escribir.

Soñadora en potencia. Me gusta viajar, los animales, la sinceridad, los días de lluvia vistos desde mi ventana, mirar al pasado, imaginar el futuro, reflexionar a cada instante, hacer sonreír, una buena película, un buen libro, ver la cara de alguien al abrir un regalo, lo diferente, escribir, la música, montar en longboard, el zumo de melocotón, el desorden organizado, los abrazos, las miradas que lo dicen todo, los días que no me quiero ir a dormir, que me de el sol a través del cristal en el tren, los ojos marrones, comer, dormir, el color morado, la independencia…

Para evitar la negatividad, no mencionaré aquello que no me gusta, pero sí un par de manías que tengo:

  1. En mi casa siempre selecciono el cubierto que más me gusta para comer (sobre todo me pasa con las cucharas).
  2. Continuamente me estoy tocando el pelo, algo que o irrita mucho a la gente o les parece gracioso y mono.

Prefiero volar a caminar, pero por desgracia el ser humano no tiene alas. Quizá fuese más feliz siendo un pájaro, o un pez. Siempre queremos hacer, tener, ser… aquello que no hacemos, tenemos, somos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>